Como se notan las vacaciones…

Hola de nuevo! Siento mucho no haber escrito en tanto tiempo pero he estado de vacaciones y, además, necesitaba un poco de tiempo para volver a tomar las cosas con un poco de perspectiva…

No tengo novedades sobre mi pequeña investigación, a decir verdad, está muy parado el tema… Me encuentro en una especie de “callejón sin salida”. No sé muy bien hacia donde tirar.

Lo último que estuve haciendo fue leer las hemerotecas de periódicos de la zona de Nueva York en busca de noticias que me pudieran interesar de aquellos años: accidentes laborales en Derby que es donde, supuestamente, Antonio murió; o noticias relacionadas con Mexico, españoles fusilados… relacionándolo con Sebastian.

La conclusión es que hay demasiada información para ir leyendo uno por uno, y encima desde la pantalla del ordenador que me deja los ojos cuadrados cuando pasan más de 10 minutos.

En fin, señoras y señores, parece que esto llega a un fin… No me doy aún por rendida, la esperanza es lo último que se pierde pero dentro de poco me voy a vivir a Barcelona para seguir estudiando y ya no voy a tener mucho tiempo para seguir adelante.

Quería a agradecer a aquellas personas que me habéis seguido, especialmente a Juan Carlos, con quien me gustaría seguir teniendo contacto. Tus comentarios y consejos siempre han sido muy, muy acertados ¡GRACIAS!

También a James, por su información tan detallada, las imágenes que me ha porporcionado y el gran interés que ha demostrado siempre. ¡GRACIAS!

Esto no es un adiós ni mucho menos, espero seguir encontrado información relacionada con mi investigación, pero es cada vez más difícil…

Un saludo!

Anuncios

Juguemos a “¿Quien es quien?”

Os voy a plasmar en esta entrada el debate a nivel interno que se ha abierto en mi familia. Estamos todos intrigados con el último descubrimiento, que puede que nos esté dando luz a la investigación, o puede que nos esté alejando sobremanera.

Esta última pista tiene que ver con esta foto.

Imagen

Os pondré en antecedentes:

Este fin de semana pasado estuve en mi pueblo porque eran las fiestas: toros, verbenas, discomóvil… Pero últimamente, siempre que voy, aprovecho para ahondar más en este turbulento enigma que me tiene, cuanto menos, enganchada.

A raíz del documental que se está haciendo sobre valencianxs en Nueva York, entré en contacto con una familia de mi pueblo que han vivido muchos años en Derby, Connecticut. Así pues, mi madre y yo fuimos a hacerles una visita, ya que nos habían dicho que tenían fotos de Pedro Noguera.

INCISO: En el registro de entrada de Antonio C. en Nueva York, dice que iba a hospedarse en casa de Pedro Noguera, que vivía en Olivia St, Derby, Connecticut.

Y así es, esta familia conoció a Pedro Noguera, fueron amigos, y nos enseñaron fotos. Entre ellas, ésta que os presento. Aquí no aparece Pedro, pero es una foto tomada en Derby, donde la gran mayoría de personas son de Pedreguer, mi pueblo.

La mujer mayor empezó a indicarme que ahí estaba su abuela, su padre y diferentes personas del pueblo… Pero, mi madre se quedó mirando fijamente a un hombre en particular. Y le preguntó: “¿Quién es este?”.

La mujer se quedó pensativa, y contesto: “Pues no lo sé… La verdad, nunca lo he sabido…”.

Mi madre, al primer vistazo que dio, se fijó en el hombre que se encuentra a la derecha del todo, el cual, pensamos, tiene un gran parecido a los Sebastianes. A partir de aquí, ni toros ni fiestas, ni nada de nada… mi abuela, mis tías, mi madre y yo hemos estado comparando las fotos, debatiendo, que si sí, que si no… Ha sido un fin de semana muy entretenido.

La pregunta que tengo constantemente en mente es:

¿Puede que estas dos personas fuesen padre e hijo?

Imagen

O, ¿Puede que estas dos personas fuesen hermanos?

Imagen

En fin, las conclusiones que hemos sacado son:

1. El bigote despista, porque al tener un “look” similar, el parecido aumenta.

2. La zona de la boca y de la frente, sí que podría encajar con la de los Sebastianes.

3. Los ojos, desde luego, no lo son. A no ser que Antonio los hubiese sacado de su madre, de la cual no tenemos fotos.

Creo que la única ciencia que podría “desvelar” por su rostros si son familia es la criminología… Así pues, ¿Algúnx criminólogx en la sala?

No hace falta que diga que os sintáis libres de opinar cual es vuestra opinión… si se parece, si no… ¡Lo agradecería mucho!

Recapitulemos…

Porque a estas alturas, ya andamos todos un poco perdidos en un mar de datos y conjeturas extrañas…

De todas las sendas descubiertas, que pueden ser posibles todas, he de decantarme por una para seguir una línea de investigación… no puedo ir detrás de todo, porque sino, al final, no encontraría nada en claro.

Así pues, tenemos la siguiente historia:

Un padre y su hijo, los Sebastianes, viajan a Buenos Aires en diferentes años, entre 1908 y 1911. Allí viven en Mendoza, durante aproximadamente 13 años, donde se montan un negocio: una barbería. Al parecer el trabajo les va bien, pero al cabo de los años, la mujer y madre de los Sebastianes, que vive en España, se pone enferma, y su marido se ve obligado a volver.

Sebastian hijo decide no volver a España, y se ve que Argentina no le gustó mucho, pues cerró el negocio y se fue a Nueva York en busca de una nueva vida.

Paralelamente, un hermano suyo llamado Antonio llega a Nueva York en 1920 aproximadamente. Pienso que allí se encontraron y debieron entrar en contacto, pero Sebastian se quedó en el hostal de la familia Sendra en Cherry St., NY, llamado La Valenciana, mientras que Antonio vivió en Connecticut donde tenía una amigo que le ayudó llamado Pedro Noguera.

Lo último que sabemos es que, muchos años después, un hombre llega a mi pueblo, Pedreguer, para encontrar a mi familia y decirles que Sebastian murió fusilado durante la revolución mexicana.

Y de Antonio, mi abuela y mi tío no recuerdan como se enteraron de su muerte, si por carta o alguien que le conoció, pero la historia es que murió cayendo de un quinto piso, de un andamio, mientras construían un edificio.

Imagen

Aquí está Sebastian.

Me ha sido completamente imposible encontrar alguna foto de Antonio. Por casa no hay nada de él…

Espero que este breve resumen nos haga ver las cosas con más claridad y volver a coger empuje para seguir investigando… ¿Cómo vivieron? ¿Cómo era su vida?

Y si…?

Bueno en este post quería contaros las conjeturas y los “posibles” que están surcando por mi cabeza últimamente…

Estoy plenamente convencida de que a Sebastian C. no lo encontraré en ningún registro de entrada de EEUU ni Mexico porque, pienso, su nombre no está bien escrito… sino, ya me habría hecho con él, cosa que me está resultando imposible.

O, iba de polizón… con lo cual, más difícil todavía…

Respecto a Antonio, hay una cosa que me mantiene dubitativa y es que, antes de llegar a NY, encontré en los registros de Buenos Aires un Antonio C., soltero, que cuadraba con su edad.

Imagen

Con lo cual, no quiero dar por absolutamente seguro que el Antonio C. de Ellis Island es el que yo ando buscando… Así pues, tengo tres posibilidades diferentes en mente:

1) Hace unas semanas estuve en mi pueblo y fui al ayuntamiento a ver cuantos posibles Antonios con el mismo apellido que el que yo ando buscando había por aquel entonces, y encontré varios… Mi objetivo era abrir la posibilidad de que algún otro Antonio C. de Pedreguer, y no mi familiar, fuese el que estaba registrado en Ellis Island. Supongamos por un momento que ese Antonio C. que entra en Nueva York de Pedreguer no es el que yo busco.

Con lo cual, mi Antonio C. es probable que sí fuese a Buenos Aires, encontré ese posible dato, y, más tarde, quizás, fuera o no a Nueva York, pero desde América Latina y no desde España.

DE HECHO, encontré en el registro de Ellis Island un Antonio C. (cuyo apellido es MUY MUY parecido al de mi pariente lejano) que entra a NY desde América Latina. Además la edad podría cuadrar perfectamente…

Imagen

2) Supongamos que Antonio C. va a Buenos Aires, está una temporada, pero regresa a España con su familia… y en 1920, que justo hay una oleada de gente de la misma zona que se va a  Nueva York,  él decide emigrar por segunda vez desde España. En este caso, sí sería válido el registro que encontré de Antonio C. en Ellis Island, desde Valencia en 1920.

antonio c.

3) Quizás nunca fue a Argentina, y que, efectivamente, fue a Nueva York en un barco llamado Buenos Aires en 1920.

Me surgen interrogantes… ¿Hicieron por verse los dos hermanos, allá donde estuvieran? ¿Hicieron parte de toda esta aventura juntos? ¿Convivieron en algún momento?

En dique seco

Vuelven las dudas, las incongruencias, los vacíos y las diferentes posibilidades… La verdad, no sé para donde tirar… he estado unos días desconectada de todo el asunto, porque no sé si voy a poder encontrar algún dato o alguna pista que me diga de verdad qué hicieron los Sebastianes y Antonio realmente. Cómo, cuándo se fueron, por donde pasaron, qué hicieron mientras…

Empieza a complicarse el asunto…

Independientemente de eso, la semana pasada tuvimos la entrevista con Info Tv mi madre, mi abuela y yo. No fue muy extensa debido a que apenas teníamos información sobre nuestros antepasados. Aún así, fue muy interesante y les pareció una historia fascinante e intensa. Pero claro, falta información.

Aun así, los periodistas de Info Tv nos dieron algunos datos interesantes. Por ejemplo, que después de 1921 ni españoles ni italianos pudieron ya entrar en Estados Unidos, debido a que en esas fechas se cambió la ley de inmigración. Por ello, pensamos que nuestros antepasados, Sebastian hijo y seguramente Antonio, fueron a Nueva York antes de esa fecha y no después… a no ser que tuvieran ya la nacionalidad argentina y pudieran entrar con ésta… ¿cómo comprobar esto?

También de la entrevista extrajimos una revelación importante… Todos los registros de Ellis Island han sido digitalizados por los ‘mormones’ y es por eso que disponemos ahora de toda esta información por Internet… ¿curioso, no? Dice la leyenda, que los mormones creen que solo se salvarán del cataclismo del final de mundo aquellos y aquellas que ellos hayan anotado en papeles y notas, de ahí que acceden a registros, censos… para ‘salvar al mundo’.

Desde aquí también quiero dar las gracias a James, de Nueva York, que me está ayudando a encontrar documentos gráficos y datos más que interesantes sobre el destino de mis antepasados.

Como esta foto donde se puede ver ‘La Valenciana’ hotel & restaurant al final. Muchas gracias James!

Imagen

En fin, tengo un poco la sensación de estar en dique seco… Así pues, voy a reanudar mi búsqueda por Argentina, a ver si puedo averiguar algo más de su vida allí… ya que es donde pasaron más tiempo… Hemos calculado que los Sebastianes estuvieron unos 13 años aproximadamente. Suficiente tiempo para dejar huella, ¿no os parece?

Ya os contaré más novedades!!

Nuevos rumbos…

Ayer por la mañana me dio un vuelco el corazón cuando di con la siguiente información. Acababa de desayunar, y me senté frente al ordenador, con todos mis apuntes a mi alrededor de producción audiovisual para empezar a estudiar… En ese momento, no sé por qué, se me cruzó por la cabeza este pensamiento: “Marina… No has probado a buscar en la página de Ellis Island a Antonio C. (el otro hermano emigrante)”.

Pues allá que fui… Y lo que encontré, me dejó atónita.

Imagen

No solo un Antonio C. entra en Nueva York en 1920, sino que, además, es JUSTO de mi pueblo, PEDREGUER. Un minúsculo pueblo alicantino, que por la época, tendría incluso menos habitantes de los que tiene hoy en día.

Llamé corriendo a mi madre, a mi abuela, en fin… que prácticamente se me fue la mañana… ¡Y que conste en acta que estoy de exámenes, y que justamente esta semana que acabo el curso, es cuando más novedades tengo!

También encontré el registro original de entrada del puerto, donde indicaba con quien se iban a encontrar en Nueva York los extranjeros llegados. Antonio C. es el número 2, indica Pedreguer como lugar de origen, y no fue a hospedarse a la fonda La Valenciana, como hizo su hermano y tantos otros valencianos y valencianas, sino que se reunió con un hombre llamado Pedro Noguera. (al lado pone la dirección, pero no lo leo muy bien… 188 Olivia st? Oliva st.?).

Imagen

Entre toda la información, había incluso una foto del barco en el que se fue.

Imagen

Este barco se llamaba Buenos Aires. Qué coincidencia, ¿verdad? Toda mi familia pensaba que Antonio C. había ido a Buenos Aires, y que allí murió al caer de un andamio mientras trabajaba… ¿y no podría ser que se fuese en un barco llamado así, y que, con el pasar de los años, surgiese la confusión? Porque este documento certifica que Antonio fue a Nueva York, y no a Argentina.

Otra cosa que deseo destacar es el hecho de que consta en este registro como casado. A mi abuela le llamó poderosamente la atención, porque ella no tenía absolutamente ni idea de eso. Su madre jamás le contó que se hubiese casado… Por lo tanto, yo, al iniciar mi investigación, partía de la base de que ambos hermanos murieron jóvenes, solteros, y por lo tanto, sin familia…

¿Cabe la posibilidad de que, actualmente, pueda tener familia en algún lugar del otro lado del atlántico?

Una cosa es cierta, y es que, desde que he iniciado toda esta historia, jamás pensé que se pudiese llegar a dar esta situación. Si alguien me dice hace un mes que yo puedo tener familia en América, no me lo habría creído…

Ahora todo es posible…

¿Casualidades?

Muchas veces, las cosas no ocurren porque sí, las fuerzas se alían sin saber exactamente por qué… y es que ¡qué casualidades da la vida!

Seguramente, alguna vez os ha ocurrido algo parecido, algún suceso en algún momento determinado, que una vez iniciado, ha desencadenado a su alrededor otras acciones sinérgicas sin esperarlas. Creo que me ha ocurrido a mí, primero os lo cuento, y luego me decís…

Como ya os dije, el lunes pasado estuve en el Ayuntamiento de Pedreguer con mi madre, fuimos a ver los registros antiguos, para verificar las fechas de nacimiento de nuestros protagonistas. Entre  unas cosas y otras, le comenté la investigación que estábamos haciendo a la trabajadora que se encontraba con nosotras.

Se quedo pensativa un instante, y me dijo: “Me parece que van a dar una charla sobre inmigrantes de Pedreguer en Nueva York…”. La verdad me quedé bastante sorprendida, así que le dije que me diera más información.

Preguntando preguntando, acabamos en el centro cultural del pueblo, donde en la entrada vi este cartel:

Imagen

El cartel está en catalán, pero dice algo así como: “Desde el Montgó (una montaña cercana a Pedreguer) a Manhattan. La emigración de Pedreguer en Nueva York. Hace 100 años, unos 700 pedregueros y pedregueras se fueron a los EE.UU. y Canadá a buscar trabajo. Ahora queremos encontrar a sus descendientes”.

Pudimos hablar con el responsable del centro cultural que estaba a cargo, y nos contó que una productora valenciana está haciendo un documental sobre valencianos y valencianas en Nueva York a principios de siglo XX. ¡Increíble!

Estuvimos hablando de muchas cosas, me dijo que muchos emigrados no constan en las listas de Ellis Island, o que cambiaban su lugar de procedencia… También me habló de la fonda (el hostal de Nueva York que regentaba la tal María Sendra), y que se llamaba “La Valenciana”. Allí iban a parar todos. Cuando salían del pueblo les decían: “Tú cuando llegues a Nueva York, di que vas a La Valenciana”, porque sino, no les dejaban salir de la isla de Ellis.

Algunos familiares también contaron que sus antepasados llegaron de polizones, y por eso no constan en los registros de la isla.

Qué cosas… En fin, ya me he puesto en contacto con los productores de esta iniciativa y espero que me puedan ayudar en esta investigación.

Esta semana está resultando ser bastante productiva… ¡¡Muchas gracias de nuevo por vuestros comentarios y grandes aportaciones!!